Camino de Santiago. Camino del Norte

altAiKAU4UzPot9IqCZD2dEhWOh8kQA-NXeOeJ7SBXGRumgPor Fco. Javier Diego López

Los senderistas-Peregrinos de ALCER continuan su ruta por el Norte de España con el objetivo de alcanzar nuevamente Santiago de Compostela.

12 de Abril. Castro Urdiales- Laredo

Partimos de Salamanca, a la temprana hora de las cinco de la mañana, desde la plaza de Gabriel y Galán, doce peregrinos de ALCER, entre los que vamos cuatro trasplantados. Haremos una nueva tanda de etapas, continuando la ruta por el Camino del Norte, desde Castro Urdiales, donde lo dejamos la última vez. Una parada en carretera para tomar un café y seguimos viaje hasta el comienzo de la etapa, donde, una vez allí, sellamos en el albergue de peregrinos y empezamos a caminar. El día, espléndido de temperatura. Casi todo el trayecto fue por carretera. Paramos a comer por el camino y ya por la tarde llegamos a Laredo, donde nos alojamos en un convento de las Madres Trinitarias, por lo que, una breve visita por el pueblo, una cena rápida y a dormir que nos cierran la puerta a las diez.

13 de Abril. Laredo- Güemes

Hoy, como es norma, toca madrugar. Primero caminamos por el paseo marítimo durante una hora, hasta llegar a coger un barco que nos cruzará la ría hacía Santoña. Una vez en Santoña caminamos por un carril bici que pasa por el famoso penal del Dueso, después subimos por un estrecho sendero por el acantilado, que es duro pero que merece la pena. La vista espectacular, con playas a ambos lados. La bajada también es repentina y tenemos que hacerla con cuidado. Ya abajo, en la playa, nos viene bien un almuerzo a base de productos de nuestra tierra. Aprovechamos para grabar un rótulo en la arena donde pone ALCER. La playa es larga y es una gozada caminar por la arena. Ya en la otra punta nos toca hacer una nueva parada puesto que hay un maravilloso chiringuito. Aquí nos juntamos todos y toca bautizar a Bea, la nueva peregrina del grupo. Los siguientes kilómetros son por carretera. Comemos en San Miguel de Meruelo y desde ahí nos quedan ya sólo 5 kilómetros hasta Güemes, donde hoy nos alojamos. El albergue se llama El abuelo Peuto, es un sitio increíble, regentado por el Padre Ernesto Bustio, un cura de 76 años, diferente. Antes de la cena comunitaria nos da a todos los peregrinos una charla y nos cuenta cómo surgió la idea de éste albergue y de la gran labor de compartir y de ayudar, que según él se puede hacer de tres maneras distintas, con dinero, con trabajo o con ideas. Es un lugar curioso, cuenta con biblioteca, donde guarda unas 80.000 diapositivas de 70 países diferentes, producto de sus numerosos viajes y también cuenta con una pequeña y acogedora ermita ecuménica, que significa que acoge a todas las religiones del Mundo, con murales pintados por un artista precisamente salmantino y frases preciosas, escritas por un obispo catalán amigo suyo. El Padre Ernesto también es amigo de Blas, el cura de Fuenterroble, que casó a dos de nuestros peregrinos, Luismi y Pilar, y no duda en llamarlo por teléfono y hablar con él para decirle que estamos allí.

14 de Abril. Güemes- Santander

Sigue el buen tiempo. Hoy caminamos menos distancia. Antes de empezar la jornada, el Padre Ernesto se despide de nosotros y nos hace una foto para el recuerdo.

 altApA_SBrcZNDRvDfjjm9COe-TO_OFrLWqe4NTBJI4-rRN

Es un reputado fotógrafo. La verdad, que verlo con su melena y su tupida barba, ambos blancos como la nieve, y su perro, un magnífico ejemplar de mastín leonés de nombre Biul, recuerdan mucho, al abuelo de Heidi y su perro Niebla. Los últimos kilómetros de hoy los hacemos por la playa, hasta Somo, donde paramos en un chiringuito a esperar al resto de la gente. Una vez todos juntos, cogemos un barco que nos cruza hasta Santander. Allí comemos en el restaurante El Español y después de visitar la catedral y de sellar las credenciales en una iglesia que está pegada al lado, cogemos un autobús hacia Santillana del Mar, precioso pueblo empedrado y donde se encuentran las famosas cuevas de Altamira. Esta noche dormimos en un camping, en unas cabañas de madera bastante reducidas y claustrofóbicas.

15 de Abril. Santander- La Revilla

Partimos temprano desde Santillana, en ayunas puesto que no hay nada abierto. Caminamos por una carretera comarcal. Atravesamos aldeas y por fin llegamos a Cobreces, ya en la Nacional, donde paramos para tomar el ansiado almuerzo, un rico bocata de tortilla francesa rellena de jamón de york. desde aquí ya poco más y llegamos a Comillas donde aprovechamos para meter a remojo en el mar nuestros pies. El “baño” nos sienta de maravilla. Algunos del grupo comen en un parque y otros probamos un riquísimo y consistente cocido montañés en el restaurante “El Cántabro”. Desde Comillas, un par de horas más y se llega a La Revilla donde nos alojamos todos juntos, en una pensión junto a la carretera, que desde su terraza de la parte trasera se pueden ver unas impresionantes vistas de los picos de Europa. Algunos de nosotros no terminamos la etapa y aprovechamos para visitar en Comillas el Capricho de Gaudí, otros del grupo se pasaron y llegaron hasta San Vicente de la Barquera y tuvieron que regresar en autobús, y debido a la caraja del cansancio, incluso olvidaron una mochila en el bus, que más tarde y haciendo las gestiones oportunas pudieron recuperar. Ya por la noche, velada conjunta para cenar y realizar el intercambio de regalos del amigo invisible.

16 de Abril. La Revilla- Colombres

Hoy la etapa es algo más corta, unos 21 kilómetros. Partimos, después de desayunar todos juntos, por la N. 364 y pronto llegamos a San Vicente de la Barquera, atravesamos la localidad pesquera por sus puentes de piedra y continuamos, a buen ritmo, por la misma carretera, pasando Pesués y Unquera, localidad de las famosas corbatas, y muy cerca de las cuevas del Soplao, que ya visitamos en su día en una excursión que hicimos con ALCER por ésta zona. Cruzamos un puente de hierro y del otro extremo ya entramos en el principado de Asturias. Una última subida, en la que se suda bastante puesto que hoy hace más calor, y llegamos a Colombres. Nos alojamos todos en el albergue El Cantu, unos en régimen de albergue y otros en régimen de pensión. Comemos, en el restaurante El Chamberí y tenemos toda la tarde libre, que unos aprovechamos para dormir la siesta y otros para hacer turismo. Visitamos el museo del Indiano, que es una casona de ese estilo que se llama Quinta Guadalupe. Por la noche cenamos todos juntos también en el Chamberí, donde aprovechamos para ver la final de copa del rey entre el Madrid y el Barcelona, tenemos una porra hecha, veremos qué pasa. Al final ganó el Madrid, por suerte para nosotros, puesto que la mayoría somos merengues.

 17 de Abril. Colombres- Llanes

Una etapa más. Hoy desde Colombres hasta Llanes. La primera parte la hacemos por carretera y después salimos a la derecha hacia un camino, que discurre por unos parajes muy bonitos, buscando en todo momento la costa. Cruzamos por un camping enclavado en lo alto de unos acantilados, se llama camping La Paz, y es cierto que por aquí se respira bastante. Es un sitio espectacular. Después de una breve parada para reponer fuerzas, continuamos nuestro camino y pasamos por la zona de los bufones de arenillas, que son unas oquedades hechas en las rocas por la erosión de la fuerza del mar y por donde el mar, bufa, de ahí su nombre, y el agua salta hacia arriba, al estilo los geyser. Ya una vez en Llanes, nos alojamos en una antigua estación de ferrocarril reconvertida en albergue. Un paseo por el puerto de Llanes, que está repleto de gente, se nota que es Semana Santa, unas últimas fotografías, algo que picamos para cenar y a la cama a descansar para mañana.

18 de Abril. Llanes- Ribadesella

Hoy toca una etapa larga. Son unos 30 kilómetros hasta Ribadesella. Cada uno la hacemos a nuestro ritmo y algunos llegamos a Ribadesella a la hora de comer y otros lo hacen por el camino. Ribadesella está también repleta de gente, se nota, que es Viernes Santo, y que además se han celebrado unas carreras de caballos en la playa. Nos alojamos en el albergue municipal, es una casona, antiguo palacio, que tiene salida, desde el patio, hacia el paseo marítimo. Cenamos algo en un restaurante cercano y nos vamos a dormir. Tuvimos algo de lío con el tema de las habitaciones, puesto que nos asignaron una de seis plazas y otra de cuatro y después nos querían quitar la de cuatro, que según ellos la tenían comprometida, y reubicarnos en una compartida con más gente, pero al final la cosa no fue a mayores y nos quedamos como estábamos.

19 de Abril. Ribadesella- La Isla

Última etapa, por ahora. Hoy decidimos madrugar un poco menos. Desayunamos en una cafetería cercana al albergue y nos ponemos en camino a las nueve pasadas. El camino pronto empieza a subir y nos lleva hacia el monte. Alguno de nosotros decidimos salir en cuanto podemos hacia la carretera y otros continúan por arriba. Paramos a media mañana en Berbes, un pueblecito ubicado en lo alto, y con las montañas a sus espaldas, aquí tomamos algo para recuperar y desde aquí, es ya prácticamente todo, cuesta abajo hasta la Isla, donde por fin llegamos, a la hora de comer. Como llegamos todos pronto, comemos juntos. Después de la comida, las mujeres nos hacen un pequeño pero agradecido homenaje a los hombres. Seguidamente los conductores se van a por los coches y los demás nos vamos al albergue municipal, regentado por Angelita, una señora de 74 años, algo pachucha, pero con mucha vitalidad. A Bea, la nueva, le toca irse caminando hasta Colunga, casi cuatro kilómetros más, que es donde se alojan los llamados “sibaritas”. La tarde se pone lluviosa, por suerte no nos pilló caminando. Nosotros cenamos algo de producto charro en la puerta del albergue, junto con unas bebidas que compramos en el pueblo y nos acostamos muy temprano.

Estamos todos ya bastante cansados. Ha sido una semana muy bonita, compartiendo caminos, momentos, risas, emociones… pero también ha sido una semana agotadora de madrugones y de kilómetros acumulados en nuestras piernas y maltrechos pies.

20 de Abril. Vuelta para Salamanca

En el albergue la actividad cotidiana continúa, la gente se levanta temprano, para seguir con una nueva etapa. Nosotros nos quedamos más rezagados, hoy ya no caminamos. Se nos acaba la rutina de ésta última semana. Estamos algo melancólicos, pero no pasa nada, pronto estaremos de vuelta. Desayunamos todos juntos en el hotel de Colunga donde se alojan los “finolis”. Después nos desplazamos en coche hacia Llastres, donde paramos a hacer una pequeña visita, y seguidamente nos vamos hacia Tazones, pequeñísimo y pintoresco pueblo pesquero, donde tenemos reserva para la comida, en un restaurante donde lo típico es el pescado y el marisco. En Tazones realizamos algunas compras, que si sidra, que si queso, que si preparado para hacer fabada… Hacemos algunas fotos, comemos todos juntos y partimos hacia Salamanca, atravesando el principado de Asturias hacia el puerto de Pajares, donde aún quedan resquicios de nieve en las cumbres que lo circundan.

Como reflexión final, nada más mostrar desde aquí, una vez más, el más grande agradecimiento a todas aquellas personas que donan sus órganos, puesto que sin esa labor tan importantísima, algunos de los que formamos parte de ésta pequeña familia de ALCER que somos el grupo de senderismo que hacemos el Camino de Santiago, jamás lo hubiéramos podido hacer, ni vivir ésta inolvidable experiencia. Nunca fue más propicia la frase esa que dice: DONAR ÓRGANOS ES REGALAR VIDA.

También quiero desde aquí, dar infinitas gracias a los compañeros conductores, que se sacrifican cada día para ir a recoger los coches hacia el punto de salida y adelantarlos hasta el próximo destino, lo que les supone al menos dos horas más de esfuerzo cada día.

altAjZQpuBGtfTXnXHdiC7OQD-lrMNdtIiVISxw4CyK_mgD

3 pensamientos en “Camino de Santiago. Camino del Norte

  1. Deseo que nunca deje de elaborar argumento en su sitio web! Este es uno de los mejores pagina webs he leido. Sólo espero que usted no pierda su estilo porque es definitivamente uno de los mejores. Por favor, mantenga el ritmo, porque el Internet urge de alguien como tu. Correre la voz.

  2. Mientras caminamos los caminos se van completando y con los redactores que hay las noticias se van publicando. Que perdure.
    Buen Camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *