Ruta a la Plataforma de Gredos-Laguna Grande-Pico Almanzor

FUENTE DE LOS BARRERONES

Viajamos el 17 de Agosto hacia la localidad abulense de Hoyos del Espino y nos quedamos a dormir, en tienda de campaña, en el camping “Gredos”, situado en el km. 1,5 de la carretera que va hacia la plataforma. No dormimos mucho, extrañamos el colchón, y supongo que también por el hecho de estar pendientes de la hora de levantarse.

Fue una buena madrugada, a las seis y media ya estábamos en pie. Recogemos rápidamente todos los bártulos y nos dirigimos hacia la plataforma. La carretera es estrecha y sinuosa, y va atravesando algunos valles donde pasta el ganado. Ganamos altura y llegamos al aparcamiento de la plataforma, a 1750 mts., de altitud. Hay ya coches aparcados, y más que van llegando.

GetAttachment (4)Preparamos las mochilas con comida y abundante agua y a las ocho y veinte de la mañana comenzamos la ruta. Al final del aparcamiento comienza, en fuerte subida, el sendero empedrado que poco a poco nos irá llevando hacia el alto de los Barrerones, a 2170 mts. de altitud, y que es el paso natural para poder acceder al “Circo de Gredos”.

CIRCO DE GREDOS

Antes hacemos una breve parada para beber y descansar, en la fuente de los Cavadores. Coronado dicho alto, llaneamos un poquito y emprende-mos ya la bajada.BAJANDO HACIA LA LAGUNA

GetAttachment (10)

Es absolutamente impresionante. Un gran valle glaciar con la llamada “Laguna grande de Gredos” situada en el centro, y en una de sus orillas se encuentra el refugio de montaña Elola, circundado dicho valle por enormes paredones de roca, y con picos que quitan el hipo, siendo el Almanzor con sus 2592 mts. el más alto, y por tanto, el que más destaca. Al poco de empezar a bajar nos topamos con otra fuente, llamada de Los Barrerones, aquí hacemos otra breve parada para refrescarnos con su gélida agua.

GetAttachment (2)Continuamos bajando y no tardando mucho llegamos a la orilla de la laguna. De pronto, frente a nosotros, un gran macho montés viene caminando, y muy amablemente se aparta subiéndose a la pared de roca y quedándose unos minutos, cual maniquí, posando para nuestras fotos. La laguna está en el medio de la enorme olla que es el “Circo de Gredos”, justo al otro lado se encuentra el refugio de montaña Elola, a 1950 mts. de altitud, donde por 10 E. y previa reserva por teléfono puedes quedarte a dormir. También sirven comidas.

Bordeamos la laguna por la orilla izquierda, por un paso estrecho, que en época de crecida se anega de agua y hay que cruzar por otro paso más elevado, encaramados a la roca, y sujetándose por unas cadenas, pero ahora estamos en verano y no es el caso.

Nos cruzamos c20160818_103547on la gente que lleva la gestión del refugio, que se van a buscar provisiones con una pequeña reata formada por tres caballos. Por allí se ve ambiente montañero. Gente descansando, charlando. Nosotros hacemos una pequeña parada y pronto nos ponemos de nuevo en camino. Vamos a entrar en la parte verdaderamente dura de la ruta.

Ascendemos de golpe bastantes metros, y echando la vista atrás pronto vemos el refugio allí abajo, pequeñito. Hay millones de rocas por todas partes, algunas del tamaño de un autobús.GetAttachment (3)

Llegamos a la Hoya Antón, una zona más plana donde hay algunas pozas de agua. Nos cruzamos con algunos montañeros que ya descienden y nos metemos irremediablemente hacia el primer y empinado canal que en parte tenemos que ascender y que se llama “Portilla Bermeja”.

20160818_114721

El desnivel es muy fuerte y tenemos que descansar cada poco trecho. A mitad más o menos de subida los hitos nos desvían hacia la derecha y nos introduce en otro canal, el de la “Portilla del Crampón”, aún más empinado todavía.

CANAL PORTILLA DEL CRAMPÓN

Son unos trescientos metros de subida, y asciendes muchísimo porque el desnivel es fortísimo, tanto es así, que nos obliga a ir prácticamente todo el tiempo a cuatro patas, agarrándonos a las rocas que forman la subida y así poder avanzar. Las piernas tiemblan y obliga a parar cada poco para coger aire.

Este canal parece la gran vía, por la cantidad de montañeros que nos encontramos en él, tanto subiendo como bajando. Hacia su parte final, cuando ya estás a punto de coronarlo, se estrecha ostensiblemente y se empina aún más. Da vértigo mirar hacia atrás. En esta parte hay que poner mucha atención puesto que el suelo tiene bastante arenilla suelta y es fácil resbalarse.

GetAttachment

Nos toca agarrarnos a la pared del lado izquierdo para poder culminar en el alto del Crampón, a 2544 mts., de altitud. Impresionantes las vistas desde aquí, de bonitas, de espectaculares, y de vertiginosas.

A un lado tenemos el canal por el que acabamos de subir, al otro lado, otra fuerte caída hacia el Cuerno del Almanzor y las Canales Oscuras, y frente a nosotros la pirámide cimera del Almanzor.

CUERNO DEL ALMANZOR

Un descanso para reponer fuerzas y nos aventuramos hacia la parte más complicada. Vamos siguiendo unos puntos blancos pintados en las rocas que nos van marcando la ruta. Hay que ir con pies de plomo, con paciencia, tranquilos, sin perder los nervios. Son pasos estrechos, que en alguno nos toca pasar agachados, no nos atrevemos a pasarlo en pie. Ascendemos y ahora nos vienen seguidas un par de trepadas, relativamente fáciles que nos van subiendo a pequeñas terrazas, y de una a la otra. Llegamos por fin a la última trepada, la más difícil, la que sabíamos que nos íbamos a encontrar porque lo habíamos visto en internet. Aquí, bajo este paso, estamos como a unos 12 mts. de alcanzar la cumbre. Probamos, intentamos, pero no damos con la forma de ascender, y eso, unido a que miramos hacia abajo y vemos las caídas que hay y que un error puede tener graves consecuencias, decidimos que el sentido común debe imponerse y que es mejor que nos demos la vuelta. Así hacemos.

GetAttachment (8)

Comenzamos el descenso despacio, mirando bien donde pisamos, ayudándonos entre sí. Alcanzamos el canal del Crampón y nos tiramos hacia abajo, igualmente despacio, asegurando los pies, porque un tropezón aquí nos lanzaría canal abajo hasta no se sabe dónde. Un helicóptero de rescate merodea por allí, está de ronda, controlando que todo vaya bien, que nadie esté en apuros.20160818_144350

El regreso lo hacemos por la misma ruta de subida, siempre siguiendo los hitos, y que a veces no es fácil. Llegamos al refugio, atravesamos la laguna hacia el otro lado y comenzamos el largo ascenso hacia el alto de Los Barrerones.

Una vez arriba, un pequeño respiro y comenzamos la bajada hacia la plataforma. Por aquí nos encontramos con bastante gente, que sin duda, van a quedarse a dormir en el refugio. El sendero empedrado se hace interminable y acabas harto de tanta piedra. Casi llegando ya al aparcamiento nos volvemos a cruzar con la gente del Elola que ya vuelven de regreso con sus tres caballos, repletos de mercancía en sus alforjas.
Al final han sido once horas y media de ruta.

Dura, difícil, peligrosa y un tanto frustrante por no haber podido conseguir el objetivo de coronar el coloso Almanzor, pero también estamos contentos porque hemos llegado bien, cansados, pero íntegros, que es lo más importante, y sabiendo que este primer intento nos servirá y mucho para volverlo a intentar, y lograrlo, en el futuro.

Javi Diego

GetAttachment (11)

GetAttachment (9)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *